viernes, 4 de marzo de 2011

ERE que ERE


Cada día aparecen más casos. Si hasta ahora eran 37, ayer el Consejero de Empleo reconocía que ya se conocen 70 fraudes en los Expedientes de Regulación de Empleo. Y los que quedan por saber…

Ayer el PSOE volvía a rechazar en el Parlamento una Comisión de Investigación. Precisamente ayer, que las intrusiones conocidas (o reconocidas) se elevaban al doble y que aparecía en prensa (El País) una entrevista al ex Director General de Trabajo de la Junta en la que explicaba que eran directamente los consejeros los que decidían las ayudas del llamado fondo de reptiles. A esto hay que sumar que el anterior Consejero, Antonio Fernández, concedió una ayuda de 17 millones de euros a la empresa en la que había trabajado, ayuda que incluía casi 400.000 euros para él.

Además, el ex Director General, que ha estado 9 años en el cargo y con tres consejeros distintos, afirmaba que “los intrusos no eran intrusos, son criaturas necesitadas de ayuda sociolaboral que están desempleadas”. Es decir, que en Andalucía hay más de un millón de parados, pero sólo los parados con carnet del PSOE-A son “criaturas necesitadas de ayuda sociolaboral” y con derecho a cobrar prejubilaciones en empresas en las que nunca han trabajado. Con el dinero de todos, claro.

El problema es que no se trata de “cuatro o cinco” casos aislados de corrupción, como ha dicho el señor Chaves, sino que se trata de una trama a gran escala, de un auténtico sistema organizado desde la propia Junta de Andalucía y dirigido por los mismísimos consejeros, en el que se utilizaba el dinero destinado a ayudar a los parados para untar a determinados socialistas con sustanciosas partidas, haciendo negocio con el drama del desempleo. Y, como dijo ayer Esperanza Oña, no existe traje en el mundo que tape los más de 700 millones de euros del fondo de reptiles.