viernes, 28 de mayo de 2010

Zapatero abandonado


La situación de Zapatero es crítica. Por un voto se salvó ayer en el Congreso. Pero, como le han dicho los portavoces de todos los grupos parlamentarios, está acabado. Los socialistas están más solos que nunca y todos los grupos minoritarios le han retirado su apoyo al Gobierno. Incluso en su propio partido existe ya un gran malestar ante la deriva que están tomando los acontecimientos, pues el PSOE ha visto como, de la noche a la mañana, se le ha caído de golpe su discurso social. Los dirigentes socialistas, incómodos, se desviven estos días por explicar lo inexplicable, sin terminar de creérselo.

La situación política española es ya insostenible y, tanto por dignidad como por responsabilidad, al Presidente del Gobierno no le queda más que dimitir. Que pongan a otro, o que adelanten las elecciones, pero que se vaya. Porque ya se le ha acabado el crédito político. Y la situación económica de España exige un cambio de rumbo inmediato.

jueves, 27 de mayo de 2010

Griñán: “Zapatero es malo”


Esta mañana se le ha escapado. El Presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, nos ha dicho hoy en el Parlamento: “El que Zapatero sea malo no les convierte a ustedes en buenos”. Lo que le faltaba a Zapatero. Y a Griñán.


miércoles, 12 de mayo de 2010

La llamada al orden


Ha hecho falta una llamada de Obama. El miércoles pasado, Zapatero y Rajoy se reunían en la Moncloa y éste último proponía al Presidente, por enésima vez, que redujese el déficit, pero ZP se volvió a negar. De hecho, en octubre de 2009 ya habíamos presentado, sin éxito, una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado para 2010 pidiendo exactamente la misma reducción del déficit público que ahora ha exigido la U.E.

En cinco días, dos reuniones en Europa y una llamada de Obama, han obligado a Zapatero a dar marcha atrás. Ha hecho falta una llamada al orden por parte de la Unión Europea para que el Presidente del Gobierno se vea obligado a rectificar, por fin, su política económica. Y es que Bruselas, para evitar que acabemos como Grecia, le ha exigido que tome medidas en 48 horas, además de anunciar que vigilará de cerca el proceso.

Si hemos llegado a esta situación es porque Zapatero se ha empeñado en negar la realidad, y todo porque no quería asumir un coste electoral. Se pasó meses negando la crisis y ahora se agarra a esa décima de crecimiento para anunciar el fin de la recesión. Pero eso no es el fin de la crisis. Si no, ¿a qué vienen estas medidas? Parece que dejamos de caer en picado, pero ahora nos espera una fase de estancamiento que es necesario reconocer, para poder afrontarla convenientemente.

Ya no vale echarle la culpa a la crisis internacional, pues el resto de países europeos están en pleno proceso de recuperación. La culpa de la situación actual es de un Gobierno que ha sido, hasta ahora, tremendamente irresponsable con el gasto público. Por ello, tanto la Unión Europea como el propio Obama se han visto obligados a tomar cartas en el asunto y le han exigido que ponga en marcha medidas urgentes, tal y como llevamos pidiéndole algunos desde hace mucho tiempo.

Pero el problema es que una reducción del déficit en 15.000 millones de euros no se puede improvisar en tres días, porque al final el resultado es el que es: recortes sociales. Congelación las pensiones, eliminación del cheque-bebé y recortes en la Ley de Dependencia, entre otras cosas. Antes que tocar el gasto social, podrían haberle metido mano a las subvenciones (incluidas las que se dan a partidos políticos y sindicatos), así como reducir el número de ministerios. Esta mañana, Zapatero ha sepultado el que ha sido su discurso estrella de la legislatura, pues había defendido hasta la saciedad que no habría recortes sociales. Pero ahora, desbordado por la situación, los ha tenido que reconocer.

sábado, 1 de mayo de 2010

Paro juvenil


1 de mayo, Día del Trabajo. Y amanecemos con 4,6 millones de parados, el 20% de la población; mientras que en Andalucía superamos ya el millón (27%). La peor parte nos la llevamos los jóvenes, pues la tasa de paro juvenil alcanza ya el 40,93% en España y el 48,89% en Andalucía. Es decir, que prácticamente la mitad de los jóvenes andaluces están en paro. A estas alturas está sobradamente demostrada la incompetencia de ambos gobiernos, Nacional y Autonómico, para resolver el problema, por lo que el cambio se hace cada día más urgente.

Este jueves debatiremos en el Parlamento el Plan de Fomento del Empleo Joven y la Formación Profesional que hemos presentado desde el Parido Popular. Y es que la situación es cada vez más insostenible; hay que tomar medidas para facilitar el acceso de los jóvenes al primer empleo, favorecer la estabilidad laboral con la transformación de contratos temporales en indefinidos y fomentar el autoempleo, todo ello acompañado de una reforma de la FP para adaptarla a la realidad del mercado laboral. ¿Estarán dispuestos los socialistas a apoyar estas medidas o seguirán mirando para otro lado? Porque no se me olvida que el anterior Consejero de Empleo me dijo hace un año que la tasa de paro juvenil (entonces del 40%) no le parecía alarmante.