domingo, 21 de febrero de 2010

Plan de empleo juvenil


La tasa de paro juvenil en Andalucía supera ya el 45%, lo que significa que prácticamente la mitad de los jóvenes que quieren trabajar no pueden hacerlo. Se trata de una tasa muy superior a la media nacional (39%) y más del doble de la tasa europea (21%). Por eso el martes presentábamos en Sevilla nuestra propuesta de Plan de Fomento del Empleo Joven. Porque no es normal que una Comunidad Autónoma con un 45% de paro juvenil no tenga un Plan de empleo joven.

En primer lugar, hay que facilitar el acceso de los jóvenes a un primer empleo, pues la mayoría de las empresas te piden experiencia laboral, pero si nunca has tenido trabajo, ¿cómo vas a tener experiencia laboral? Además, el 60% de los jóvenes que tienen la suerte de trabajar tienen un contrato temporal, por lo que hay que fomentar la transformación de esos contratos temporales en indefinidos. Y por último, debemos fomentar el autoempleo, apoyando a los jóvenes emprendedores; porque si un joven contratado es un empleo más, un joven que crea una empresa está generando varios empleos. Y todo ello acompañado, además, de un Plan de Formación Profesional que dignifique la FP y que adapte la oferta a la demanda existente.

Pues bien, al día siguiente de presentar nosotros el Plan, salía Griñán diciendo que hace falta elaborar un plan de empleo juvenil. A buenas horas, mangas verdes. Ahora por fin se van a poner a prepararlo, cuando nosotros ya lo tenemos hasta presentado. Sólo que Griñán lo limita a los jóvenes de entre 18 y 22 años, nada más. ¿Qué pasa con el resto?


jueves, 18 de febrero de 2010

Paréntesis parlamentario


Ayer reanudábamos las sesiones plenarias después de casi dos meses. Es cierto que en febrero ha habido trabajo en comisiones y que en estos dos meses los diputados hemos tenido sobrada actividad política y pública. Es cierto que no hemos estado de vacaciones. Pero también es cierto que no ha habido plenos ni debates generales y que el Presidente de la Junta no ha comparecido para someterse al control parlamentario, a pesar de que tanto el PP como IU hemos pedido que se celebren plenos extraordinarios en enero para abordar la mala situación que estamos atravesando y aprobar medidas urgentes.

Este parón parlamentario es una vergüenza. Y más aún con la que está cayendo. No es ni comprensible ni justificable. Porque los políticos estamos para solucionar los problemas de los ciudadanos y el Parlamento debe estar, ahora más que nunca, a pleno rendimiento. Y por eso hemos pedido al PSOE una modificación del Reglamento, para que en el futuro no se repita esta situación que nadie entiende.

lunes, 15 de febrero de 2010

Viviendas sin financiación


En diciembre de 2007, a tres meses de las elecciones, el ex Presidente Chaves se hacía una foto. Una foto que nos vendían como el principio del fin del problema de la vivienda. Era la foto del Plan Concertado de Vivienda y Suelo, un acuerdo firmado con las entidades de crédito con el que quedaba garantizada la financiación de las viviendas incluidas en dicho plan.

Pues bien, el Consejero de Vivienda se mostraba muy satisfecho la semana pasada porque se habían calificado más de 23.000 viviendas en 2009. Pero el problema es que, como ha tenido que reconocer en más de una ocasión, la financiación de esas viviendas no está asegurada. ¿Acaso no estaba garantizada dicha financiación con la firma de aquél convenio? ¿Nos mintieron entonces, prometiendo algo que no era posible cumplir? ¿De qué sirve calificar más de 23.000 viviendas si luego no hay dinero para construirlas?

domingo, 14 de febrero de 2010

Jóvenas Feministas


Así se llama el colectivo al que la Junta de Andalucía, a través del Instituto Andaluz de la Juventud, va a financiar una serie de charlas en los institutos públicos de Andalucía, tal y cómo denuncié el miércoles en el Parlamento. Y no es que yo tenga nada en contra de este colectivo, que no lo tengo, ni de cómo se llamen, que pueden llamarse cómo quieran.

El problema es que la Junta ponga a dar charlas sobre igualdad en los institutos a un colectivo muy marcado, con una visión absolutamente parcial y sesgada de la realidad, en muchos aspectos incluso con planteamientos bastante radicales que no todos tenemos por qué compartir ni compartimos. Es cierto que cada uno es libre de pensar cómo quiera, hasta ahí podíamos llegar, pero lo que no es de recibo es que se intente adoctrinar en clase a los chavales en el pensamiento único del partido socialista y que encima eso se pague con el dinero de todos.

Desgraciadamente, este no es más que otro episodio del sectarismo al que nos tienen tan acostumbrados. Y como le dije a la Consejera, es una pena que la Junta se dedique a intentar adoctrinar a los jóvenes en lugar de solucionar sus problemas: la falta de empleo, las dificultades de acceso a la vivienda y una educación de calidad. Y por supuesto, luchar por la igualdad entre hombres y mujeres. Pero la igualdad real se consigue favoreciendo la igualdad de oportunidades, no pagando charlas a colectivos cercanos al PSOE con un dinero que podrían dedicar a otras cosas.