domingo, 8 de noviembre de 2009

La política: ¿solución o problema?


Según el último barómetro del CIS, el cuarto problema para los españoles es, hoy por hoy, la clase política. Y eso es algo que me parece lo suficientemente grave como para que los políticos hagamos una profunda reflexión. Algo está fallando en el momento en que los políticos, que estamos para solucionar los problemas de los ciudadanos, nos convertimos en uno de sus principales problemas. La solución convertida en el problema.

A mí, personalmente, me da vergüenza esta situación. Somos muchos los diputados, senadores, parlamentarios y, sobre todo, concejales y alcaldes, que nos dedicamos a la política como vocación de servicio a los demás e intentamos, con nuestro trabajo diario, mejorar la vida de la gente de nuestro barrio, de nuestro pueblo, de nuestra Comunidad o de nuestro país. Porque entendemos que estamos para eso. Muchos lo hacemos de forma desinteresada y otros incluso arriesgando la propia vida, bajo la constante amenaza terrorista. Y estoy convencido de que la mayoría sentimos vergüenza por esta situación a la que nos han llevado unos cuantos caraduras que están aquí para enriquecerse o para agarrarse al sillón a toda costa, viviendo del cuento. No son muchos, si los comparamos con los aproximadamente 70.000 cargos electos que hay en toda España (la inmensa mayoría concejales), pero en los últimos meses están saliendo a la luz bastantes casos, los suficientes para que los medios y la sociedad generalicen en la clase política.

Yo quiero aprovechar estas líneas para criticar duramente a esos que vienen a la política a robar o a sacar cualquier tipo de beneficio personal; es una actitud inadmisible para la que no cabe más que la tolerancia cero y que contribuye a desprestigiar a la clase política de este país. Porque aquí estamos para servir a los ciudadanos. Por eso también quiero romper una lanza a favor de los que estamos aquí por vocación, porque entendemos la política como servicio al ciudadano y porque queremos contribuir a mejorar nuestra sociedad. Por ello sentimos vergüenza ante este tipo de situaciones.

18 comentarios:

lluviaen dijo...

El objetivo de establecer una República democrática sin más adjetivos es la causa por la que lucha el Movimiento Ciudadano hacia la República Constitucional(MCRC) fundado por Antonio García-Trevijano en 2006.

Pero no nos quedamos ahí, hay una Teoría pura de la democracia y una TP de la República donde se fundamenta la alternativa sólida, genuina y fiable para sustituir este régimen putrefacto por un sistema realmente democrático. Es decir, no somos oportunistas. Proponemos una alternativa ideada durante una vida entera por un pensador político al que la Partitocracia y sus medios subyugados temen más que a la quina. No olvidemos que el pensamiento suele ser cosa de uno sólo, mientras que la acción es cosa de muchos. A la acción llamamos a todas las asociaciones republicanas que sean capaces de dejar, por el momento, la ideología aparcada para luchar por los dos valores que siempre ha perseguido el hombre a lo largo de su historia:1.- su libertad(libertad política en este caso), y 2.-la democracia(que sólo podremos conseguir si tenemos el punto 1 conquistado previamente).

Para ello contamos con un sistema novedoso en la historia del pensamiento político mundial, se llama República Constitucional. La novedad es que asegura la democracia, y GARANTIZA la libertad política. Una vez tengamos estas dos cosas, ya puede entrar quien quiera al juego político con la ideología que le de la gana.

Si les interesa profundizar un poco más, en la página antoniogarcíatrevijano.com está nuestra declaración de principios y valores(enlaces de la derecha), y aquí les dejo un resúmen de la que propone la R.C.

Salud y República



RESUMEN REPÚBLICA CONSTITUCIONAL

El Estado de partidos ya no tiene razón de ser- resulta inmejorable para hacer realidad lo que posiblemente signifique un paso decisivo en la política contemporánea.
Éstas son, en la praxis, las sencillas líneas maestras de la República Constitucional
1.- Separación de poderes: los ciudadanos eligen al poder Legislativo y al poder Ejecutivo directamente y por separado.
1.1.- Poder Legislativo: España se divide en cuatrocientas o cuatrocientas cincuenta circunscripciones-mónadas- electorales de unos cien mil habitantes cada una. Mediante el sistema electoral mayoritario -a doble vuelta si fuese necesario-, sólo un representante por circunscripción-mónada- sale elegido para la Asamblea Nacional -única cámara existente-.
1.2.- Poder Ejecutivo: una sola circunscripción, la Nación en su totalidad, para elegir al presidente de la República. Por sistema mayoritario, a doble vuelta.
1.3.- Poder Judicial: desaparición del Tribunal Constitucional. La única y más alta instancia del Judicial es el Tribunal Supremo, que es elegido mediante sufragio restringido a los miembros de la judicatura.El Poder Judicial se elige entre jueces, abogados en ejercicio y hasta el último funcionario de Justicia.
1.4.- La independencia de los poderes queda, a grandes rasgos, asegurada por las siguientes reglas de juego:
El Ejecutivo puede vetar una ley aprobada por el Legislativo, para lo que tendrá que dimitir.
El Legislativo puede interponer una moción de censura al Ejecutivo, para lo que tendrá que disolverse.
Potestad de cualquier juez para declarar inconstitucional una ley. El recurso será automática y directamente elevado al Tribunal Supremo, que habrá de pronunciarse -no hay un órgano intermedio entre el juzgado y el Supremo-.

lluviaen dijo...

2.- Representación y participación de los ciudadanos: se asegura el derecho de los ciudadanos a elegir y deponer a sus representantes y gobernantes de la siguiente manera:
2.1.- Poder Legislativo: debe ser representativo de la sociedad, y las mónadas republicanas, circunscripciones electorales con el mismo número de representantes, así lo aseguran. ¿Cómo sería el proceso de elección? Mediante sistema electoral mayoritario, el representante ganador es investido en presencia de los aspirantes perdedores, alcaldes y demás fuerzas políticas de la mónada, en acto solemne. A partir de ahora, él representará a la mónada en la Asamblea y a aquélla regresará cada cierto tiempo para rendir cuentas de sus actuaciones. Los electores, con mandato imperativo, pueden revocar el nombramiento de su representante si éste no cumple las promesas de la campaña electoral o si es declarado culpable de algún hecho delictivo. Es la mónada la que paga el sueldo del diputado.
2.2.- Poder Ejecutivo: es el representante del Estado, elegido en circunscripción única. El Ejecutivo recaerá en dos figuras: el presidente de la República, con sus ministros, y una figura mediadora entre el Estado y la sociedad civil: el presidente de la Asamblea Nacional, a cuyo nombramiento podrá acceder cualquiera de los diputados del Legislativo que se postule y que será elegido entre ellos mismos mediante votación. Como vemos, la presidencia de la Asamblea se define como una institución mixta mediadora entre los que aprueban las leyes y quien la ejecuta. Así pues el presidente de la Asamblea tendrá la potestad de sancionar las leyes emanadas del Legislativo, no en nombre del Jefe de Estado -el presidente de la República- sino en el de la República misma. La intermediación se hará efectiva en el momento en que el devenir político se crispe por la confrontación ideológica. Así, por ejemplo, el presidente de la Asamblea puede vetar una ley; consecuentemente, el Legislativo elevará el conflicto al presidente de la República. Éste puede hacer dos cosas: o sancionar finalmente la norma aprobada o, siguiendo la iniciativa del presidente de la Asamblea, vetarla, para lo que tendrá que dimitir y disolver la Asamblea para que los ciudadanos diriman el conflicto creado. La idea que establece esta institución mediadora es que, así como el Estado no debe interferir en la propuesta y en la aprobación de las normas que han de regir a la Nación, la sociedad y sus representantes no deben intervenir en la eficacia de las leyes y su sanción, pues esta potestad únicamente pertenece al Estado.
3.- Los partidos políticos dejan de ser órganos estatales. Pasarán a financiarse con las cuotas de sus afiliados; las donaciones habrán de llevarse a cabo con luz y taquígrafos. Las campañas electorales pasan a ser gratuitas en los distintos medios de comunicación por ley. Se prohibirá el carnaval de carteles y pancartas que han inundado, hasta ahora, nuestros municipios en las distintas campañas electorales.
4.- Municipios: el mismo sistema para los municipios. Separación del poder Legislativo -concejales- y el poder Ejecutivo -alcaldes-. Ambos accederán mediante elecciones distintas y con sistema electoral mayoritario.
5.- Distribución territorial: las competencias básicas de gobierno -fiscalidad, educación, sanidad, fuerzas del orden y justicia- pasan a depender del Estado central. Las actuales Comunidades Autónomas sobreviven como demarcaciones judiciales y/o administrativas. Las tres comunidades lingüísticas conservarán sus Parlamentos, pero no el Ejecutivo. Es una solución intermedia -al estilo del parlamento escocés o galés- entre el centralismo absoluto -que no ha dado buenos resultados- y el dislate autonómico actual -que los ha dado peores-. Los nacionalismos no serán erradicados, obviamente, pero tendrán la justa fuerza que los ciudadanos quieran darles. La mayoría de las competencias que actualmente tienen las Comunidades Autónomas -excluyendo las cinco mentadas más arriba- pasarán a

Anónimo dijo...

¿Porque es entonces tan dificil parar los pies a los politicos corruptos?
¿Porque hay tantas leyes que entorpecen intervenir contra un politico corrupto?
¿Porque se tarda tanto en hacerlo cuando se conocen los presuntos delitos?
Mientras el poder judicial este tan politizado, me temo que este pais ira a peor, lo de Camps es una verguenza, y solo por poner un pequeñisimo ejemplo, parece que tanto PSOE como PP no estan por la labor de erradicar ese cancer que esta consumiento la confianza de la poblacion y nuestros recursos economicos.

Anónimo dijo...

Anonymous always deliver

COmo? dijo...

A ti te da vergüenza el panorama actual pero sin embargo te parece el PP una linea política a seguir?...Quizás deberías trabajarte un poco la coherencia para no caer en graves errores fáciles de resolver...

Como se puede apoyar la política económica, social y de otros ámbitos que tiene el PP o el Psoe u otros y a la vez exigir seriedad y transparencia...?...De verdad que me resulta incomprensible por cualquier punto que intente abordar esto...

Anónimo dijo...

Lo que hacía falta es que los políticos se ganasen el pan con el sudor de su frente y no como resultado de agarrarse a la poltrona a toda costa. Una primera medida, empezando por las distintas cámaras de representantes ,llámese congreso,senado,xunta, genralitat, o x, sería la de contar los votos de abstención como si fuesen votos emitidos. Es decir, si hay un 40% de abstención, un 40% del congreso debería de quedar vacío. Así la clase política se dedicaría a intentar ganarse a la gente con trabajo y no esperar a rellenar un asiento por que pertenece al grupo X. Otra medida sería la de fiscalizar el programa político: el que no lo cumpla, que se vaya, y si no ,que no lo hubiera prometido.Se me ocurren muchas otras, pero como son utópicas, porque la clase política siempre estará de acuerdo en 'no bajarse el sueldo', nunca se van ni siquiera a proponer.

Anónimo dijo...

Me parece bien que critiques a los políticos que roban, pero te voy a dar otro ingrediente más para que los políticos os deis cuenta de hasta que punto llega la fustración del pueblo que os encarga la tarea de dirigirles. Todos sabemos que la solución para evitar todos estos desaguisados pasa por reformar leyes electorales, formular nuevas leyes penalizadoras (no hace falta que sean tan estrictas como las de tráfico, tampoco hay que maltratar a las personas humanas), dar presupuestos de verdad a la justicia para que funcione bien y permitir su independencia, etc... Pero los ciudadanos sabemos que los políticos son los que hacen las leyes, así que el razonamiento lógico nos lleva a pensar ¿por qué van a hacer los políticos unas leyes que pueden dar con sus propios huesos, o con los de algún amigo, en la cárcel?. Así que lo tenemos bastante claro, la solución de un problema no puede partir del propio problema, y como en este caso es el único origen posible... pues se convierte en un problema irresoluble a no ser que una situación extrema obligue a un distanciamento suficiente como para ponerse manos a la obra. Digo situación extrema pero se puede leer revolución, quema con antorchas, desobediencia civil, manifestaciones delante de casa de los políticos, etc... Así que o os poneis las pilas o la cosa se puede poner muy fea (y esto no es una ocurrencia loca, sólo hay que buscar en la historia para ver como han acabado algunas de estas situaciones).

Anónimo dijo...

El problema no es tanto el grupo de politicos corruptos que se dedican, con premeditación y alevosia, a llenarse los bolsillos con el dinero público.

El problema es que, mientras muchos españoles lo están pasando muy mal, la gente ve como muchos politicos toman decisiones que, dentro de lo legal, no dejan de ser insolitas, y suponen un despilfarro de dinero público, y es aqui donde la gente está clamando al cielo. Desde informes pagados 100.000€, monumentos y esculturas de varios millones, ministerios inutiles, planes para reactivar la economia donde cuesta mas el cartel anunciador que la propia obra, el regalo de valiosos terrenos publicos a ciertas entidades religiosas, priorizacion de ciertos eventos deportivos internacionales en detrimento de servicios sociales basicos... y no digo mas, porque la lista es larga, muy larga, larguisima, y afecta a todos los partidos por igual.

Tengo el privilegio de poder decir que he votado tanto al PP, al PSOE, y a otros, segun he visto si lo hacian bien y lo hacian mal... y me duele en el corazon pensar que la mejor opción en las próximas elecciones va a ser no votar.

Anónimo dijo...

La política es la solución a los problemas creados por la política.
Es como aquella viñeta de Quino en la que un pobre hombre, agobiado por el humo acumulado en su ciudad, iba a una farmacia para conseguir un remedio en concreto. Ese remedio salía de las mismas fábricas que contaminaban tanto la ciudad como la salud de aquel pobre hombre. La política actual se antoja muy similar a ese remedio.
La política es la solución de sí misma. Es un error que pretende hacer creer que nada más que de él surgen los aciertos. Es el raro que niega serlo, llamándoselo a todos los demás.
¿Solución o problema? La política es mucho dinero desperdiciado en sueldos vitalicios para políticos jubilados que no necesitan ese salario permanente. La política, incluso estadísticamente, ya se alza como amenaza para el pueblo. Es su entrada. En ella lo dice claramente. Si los políticos se han convertido en uno de los principales problemas de los ciudadanos y, teóricamente -la práctica demuestra todo lo contrario-, están para solucionarle los problemas y no para creárselos a quienes les votan, qué menos que hacerse a un lado, desatascar los medios para eliminar ese auténtico aroma a podrido que emanan y dejar de crear verdaderos palimpsestos de comisiones.
Se dedican a recrearse en despotriques, a lanzarse insultos más propios de líderes raperos que de líderes gubernamentales. La imagen que desprenden es pueril. Mucho. Tú más. Yo no empecé. Estaba así cuando llegué. Esos son los principios políticos actuales. Preocuparse por hacer quedar mal al grupo rival es prioritario a ser competente en ese trabajo repleto de absentismo. Bien podrían abandonar por completo los deberes de sus cargos que francamente, tal y como están las cosas, pocos ciudadanos notarían su renuncia. Sinceramente, no muchos echarían de menos su falta. Realmente, la política de hoy es un tremendo problema.

Un saludo y a disfrutar de formar parte de él.

Ishar dijo...

Me parece una interesante reflexión, pero mientras el sistema de listas abiertas que tanto beneficia al a bestia de dos cabezas que manda sobre nuestros destinos y que sigue partiendo en dos a España no muera, esto seguirá siendo un mal endémico difícil de desarraigar o curar.

De hecho, para que usted entienda lo que ocurre en España, si se hiciera una encuesta para saber que nivel REAL de descontento tiene la gente en general con la clase política del país, estoy bastante seguro que cerca de un noventa por ciento de la gente encuesta les dirá que están desencantados y hartos de tanta mentira, manipulación y corrupción…

Y no me gustaría despedirme, sin recordarle, que lo que se ha dicho en el anterior comentario, por desgracia para todos ustedes va camino de ser una realidad, y si de verdad, entre los de su clase, la política, hay justos, van a pagar por pecadores, por que como bien sabrán, se puede razonar con un pueblo culto y con conciencia, pero con una muchedumbre enardecida por el odio y la rabia, no.

Así que... ¿Por que no, ustedes, adalides de la virtud y la honradez y se marchan de sus respectivos partidos, sean cuales sean, y fundan un nuevo partido político, que lleve como bandera una verdadera y honesta representación de todo el pueblo Español…?

Paco Castillo dijo...

No se puede ser ingenuo. Tengo claro que ningún código ético, ninguna vigilancia o control pueden evitar completamente la corrupción pero también tengo meridianamente claro que se debe exigir que quienes ocupan cargos de responsabilidad acrediten algo más que su presunción de inocencia, pues la corrupción política traslada la deshonestidad y la indecencia desde las personas hasta las instituciones y daña gravemente la imagen pública de un país, pero sobre todo atenta contra el corazón mismo de la buena política y el buen hacer de los que son honrados servidores públicos.
Por todo esto es esencial que los partidos pongan el máximo celo en detectar y desautorizar a los vividores de la política que a todos los políticos decentes avergüenzan y repugnan.
Desde luego, hoy por hoy, la política española no ofrece un escenario atractivo para desempeñar en ella un papel digno, y por ello desempeñar hoy en día una labor pública de forma honesta resulte tan meritorio. (Miguel Ángel, ¡ánimo!)

Algunos sabemos que cuando la política carece de valores degenera en corrupción y cuando carece de ideas degenera en sectarios.

Terminaré diciendo que la política profesional no puede ser un medio de vida más y no debería ser el oficio de aquellos que no tienen más oficio que la política.

J.M.A.L.

Rocío dijo...

La política actualmente se encuentra en una situación que ha perdido bastante credibilidad debido a aquellas personas que ven la política como un trabajo y no como una vocación, por aquellas personas que hacen lo que sea por permancer años sentados en la misma butaca que no les importa perder aquellos ideales con los que un día entraron en política y una vez dentro lo dejan todo aparte por sobrevivir.
Creo que no todos lo políticos en la actualidad son así, creo que hay personas que se dedican a la política por vocación, que dedican horas extras a deferder los derecho de las cuidadanos y que como tú no les importa no cobrar por ello.
También se que es dificil controlar a todo los políticos corruptos, pero sería necesario que todos los partidos mirasen dentro de sus filas para ver aquellas personas que no están hay defendiendo los ideales y principios tanto del partido como de las personas.

Anónimo dijo...

Ya que tu modestia no te permite decir la pura verdad, la voy a decir yo: hacen falta más políticos como tú, que renuncian a su sueldo de diputado para servir al ciudadano por pura vocación. Hacen falta más políticos como tú, que sean capaces de trabajar 24h en política y además, en lo que les sobra de día, currar en un trabajo totalmente desvinculado de la política (por lo tanto, sin enchufismos) para pagar las facturas.

A lo que me refiero es a que hace falta más políticos que ven la política como una herramienta para cambiar (a mejor, se supone) el pueblo, ciudad, nación... en la que viven.

Aunque realmente, y habiendo visto la cifra de 70.000 cargos electos tengo que decir que HACE FALTA MENOS POLÍTICOS. Debemos conseguir una clase política que sea del más alto nivel de preparación pero escasa. ¡¡No podemos tolerar que haya ministros que no son ni universitarios!! ¡¡No hace falta tantísima gente para llevar el país!!

Además de estas reflexiones un tanto... esperanzadoras... creo que habría que atajar el problema de la corrupción con mano dura durísima:
-Penas dobles de cárcel para los políticos corruptos.
-Y no salen hasta que no devuelvan el dinero. Todo el dinero.
-Como ha dicho Aznar hoy mismo, los políticos deben aportar algo más que la presunción de inocencia en un caso de corrupción.

Espero que arreglemos el problema de los políticos y la corrupción que parece que está tan ligada a ellos...

Por si os queréis escandalizar, os propongo entrar en: www.corrupcionsocialistaenandalucia.es Es una web que encontré que muestra alrededor de 400 casos de Corrupción Socialista en Andalucía.

Anónimo dijo...

Ya que tu modestia no te permite decir la pura verdad, la voy a decir yo: hacen falta más políticos como tú, que renuncian a su sueldo de diputado para servir al ciudadano por pura vocación. Hacen falta más políticos como tú, que sean capaces de trabajar 24h en política y además, en lo que les sobra de día, currar en un trabajo totalmente desvinculado de la política (por lo tanto, sin enchufismos) para pagar las facturas.

A lo que me refiero es a que hace falta más políticos que ven la política como una herramienta para cambiar (a mejor, se supone) el pueblo, ciudad, nación... en la que viven.

Aunque realmente, y habiendo visto la cifra de 70.000 cargos electos tengo que decir que HACE FALTA MENOS POLÍTICOS. Debemos conseguir una clase política que sea del más alto nivel de preparación pero escasa. ¡¡No podemos tolerar que haya ministros que no son ni universitarios!! ¡¡No hace falta tantísima gente para llevar el país!!

Además de estas reflexiones un tanto... esperanzadoras... creo que habría que atajar el problema de la corrupción con mano dura durísima:
-Penas dobles de cárcel para los políticos corruptos.
-Y no salen hasta que no devuelvan el dinero. Todo el dinero.
-Como ha dicho Aznar hoy mismo, los políticos deben aportar algo más que la presunción de inocencia en un caso de corrupción.

Espero que arreglemos el problema de los políticos y la corrupción que parece que está tan ligada a ellos...

Por si os queréis escandalizar, os propongo entrar en: www.corrupcionsocialistaenandalucia.es Es una web que encontré que muestra alrededor de 400 casos de Corrupción Socialista en Andalucía.

Anónimo dijo...

Hola, yo no soy del mismo signo político que tú, pero estoy totalmente de acuerdo contigo y es lo bueno de la democracia. El cáncer de ésta también está dentro del mismo sistema. Hasta que las cuentas de los partidos no se hagan públicas con la manida "ley de los partidos", ésto no va a acabar y por supuesto que los propios compañeros, ya sean del partido o no, denuncien a éstas personas que bajo influencias se enriquecen a costa del dinero de todos los españoles, independientemente del signo político que sean.

Anónimo dijo...

No es tanto la corrupción como los privilegios creados por los políticos para sus propios intereses, mientras el resto de los trabajadores pagamos impuestos y sufrimos indiferencia por parte de la Administración y sus funcionarios, el político aumenta sus salarios, acumula pagas de distintos estamentos, se auto excluye mediante aforamiento del cumplimiento de la ley y tiene la desfachatez de pedir sacrificios cuando ellos no están dispuestos.

Al final, los ciudadanos nos cansamos de que nos prohíban mediante leyes lo que los políticos quieran, nos saquen impuestos por todos sitios y los que deberían arreglar la situación sólo empeoran la economía y nuestro bienestar con sus rencillas.

Moguruza dijo...

Con todos los respetos Miguel Angel, incluso esta entrada no deja de ser una respuesta típica/tópica que hemos oído muchas veces. No sirve decir esto, además de rasgarse las vestiduras y todo eso, creo que los partidos políticos han de ser contundentes con ciertas actitudes. No puede ser que las únicas consecuencias sean jurídicas y/o penales, han de ser políticas. Y no puede ser que a los propios partidos se les escapen estas cosas, los partidos han de ser activos en la persecución de la corrupción.

Soy de los que sigue creyendo que la politica está plagada de gente ejemplar, incluso voy más allá confio más en muchos políticos que en algunos ciudadanos (en los comentarios de esta entrada hay algún ejemplo). En muchos casos la corrupción política no deja de ser una muestra o una extensión de la corrupción social.

Para mi hay tres cosas que desde los partidos y/o cargos podeis y debeis hacer para atajar la corrupción y sus nefastas consecuencias.

Una, como ya he dicho es que los partidos sean parte activa en contra de estas actitudes, los filtros han de ser exhaustivos.

Dos: Los propios partidos muchas veces en la necesaria y deseable diferencia política entran en campos que son bastante pantanosos. Si se acusa de corrupción la acusación ha de ser en firme, con todas sus consecuencias para el acusado si se demuestra la veracidad de esto o para el acusador en caso contrario.

Tres, la más importante a mi juicio: Transparencia, creo que la clave está en la transparencia de las instituciones y de los cargos. En que y como se gasta el dinero debería de ser público y accesible para todos los ciudadanos, de manera que cualquier votante pueda fiscalizar la gestión de los cargos electos sin necesidad de intermediarios que muchas veces son parte interesada.

saludos

Anónimo dijo...

Yo no creo en un sistema donde unos pocos tomen decisiones por muchos. No creo en la democracia para elegir, de entre dos que controlan los medios de comunicación imponiendo el tiempo que se dedica a cada partido.

Hoy en día ya ha llegado el momento de cambiar el sistema: hacia la democracia.

--
H.says.it