viernes, 20 de noviembre de 2009

Griñán no controla


Griñán quiere ser Secretario General del PSOE andaluz. Pero el aparato del partido no está muy por la labor. La propia Leire Pajín se ha mostrado contraria a la celebración de un Congreso Extraordinario en el que el Presidente de la Junta asumiría la dirección del partido. Y es que las aguas están revueltas entre los socialistas andaluces.

No hay que ser muy observador para darse cuenta de la pérdida del control presidencial sobre el grupo parlamentario socialista desde que se fue Chaves. Durante el debate general sobre los Presupuestos, con el Presidente de la Junta en el Salón de Plenos, faltaban 15 diputados socialistas y la mitad de los consejeros, algo impensable hace un año. Lo mismo ocurre los jueves en las preguntas al Presidente: la imagen de todos quietos en sus escaños cuando llegaba Chaves hace varios meses que no se ve.

Pero el grupo parlamentario no es más que un ejemplo. Todas las semanas Griñán tiene que afirmar continuamente su liderazgo sin que nadie se lo haya cuestionado. Y es que resulta que, mientras Griñán preside la Junta, Chaves sigue al frente del partido y nadie duda que es él quien, desde Madrid, mueve los hilos, dejando en entredicho la autoridad de un Presidente de la Junta elegido de forma digital.

Y mientras tanto, con un presidente que no controla ni a los suyos, Andalucía ya va por el millón de parados.

No hay comentarios: