miércoles, 28 de octubre de 2009

Una absurda polémica


Qué aburridos están algunos. Será porque no hay cosas que arreglar en este país y más en estos momentos de crisis. Pero hay quien se aburre y se dedica a crear polémicas absurdas. Menos mal que, al final, esta vez el sentido común se ha impuesto y se ha zanjado la cuestión.

El caso es que el Consejo Escolar de Cataluña propuso la semana pasada cambiar el nombre de las vacaciones de Navidad y Semana Santa por vacaciones de “invierno” y de “primavera”, con el objetivo de eliminar las referencias religiosas. La Generalitat, que se ha planteado aprobar esta medida, ha decidido finalmente mantener los nombres tradicionales de las vacaciones.

Sin embargo, al margen del resultado, el planteamiento de esta polémica pone de manifiesto cuál es la preocupación de las autoridades educativas catalanas, que al parecer está lejos de afrontar problemas como la calidad educativa, el alarmante incremento del fracaso escolar o la violencia en las aulas, pues hay otros que por lo visto son mucho más importantes para la formación de los alumnos.

2 comentarios:

Jose dijo...

Hola Miguel,

Llevo votando al PP desde el 1993, hasta el 2004, sin fallar ni una votación. En las Europeas ya no voté al PP y no por Oreja, que me parece un candidato muy bueno, sino por Rajoy.

Desde que vi salir a Ortega Lara, me prometí no volver a votar PP mientras Rajoy esté de lider.

Creo que el principal problema que tiene vuestro partido es su lider: Mariano Rajoy.

Que no vale, o es torpe o no tiene las ideas claras, y además no está demostrando inteligencia emocional en el actuar público en su propio partido, ni coherencia en muchas de sus lineas políticas.

A ver cuándo en el PP le veis las orejas al lobo y os quitáis ese lastre.

Para mí es ejemplo Madrid, donde Aguirre está quitando burocracia, poniendo el silencio administrativo positivo, facilitando los trámites de las empresas y ciudadanos con la administración y bajando impuestos. Creo que ese es el modelo.

La pena es que no haya narices en el PP y se espere a que muchos descontentos como yo, nos tengamos que expresar en las urnas castigando no sólo al PSOE sino también al PP. Espabilad!

Por cierto, yo también estudié en Maristas.

Ánimo y lo dicho, espabilad. Si de aquí a las elecciones en vez de un Rajoy hay una Aguirre, un Rato, un Pizarro o alguien más joven pero con las habilidades, inteligencia ideas, y arrojo de éstos, podré volver a votar al PP.

Si no, se habrá perdido mi voto. Sé que hay mucha gente que piensa como yo. :¡

Anónimo dijo...

Hola, buenas tardes
Qué razón tienes, con la de temas importantes que deberían ser tratados, estudiados y modificados (muchos de ellos en relación al ámbito educativo) y dedicarse a perder el tiempo cambiándole el nombre a las vacaciones...
Da miedo pensar que eso sea lo que verdaderamente les preocupa.
En fin...felicidades por tu blog y tu dedicación por intentar cambiar "esto".
Un saludo